Caminar por esta ciudad fundada en 1862 nos deja viajar a través del tiempo, admirar la costa del río y sus playas, para luego perdernos entre los verdes del Parque Quirós, los campos de golf y las islas.

Colón posee una belleza singular, atrapada entre sus viejas calles de piedra y sus antiguas contrucciones; pero el contraste es sorprendente cuando se pasea por el centro: bares, pubs, restaurantes y boliches bailables modernos y acogedores nos ofrecen alternativas para distendernos, mientras que el casino nos invita a entrar y desafiar a la suerte.

Muy cerca, en El Palmar, la naturaleza nos espera y brinda una pequeña muestra en cada plaza y espacio verde que nos rodea, mientras que el agua nos abraza con la calidez de sus termas. La belleza de sus paisajes, la tranquilidad de su ambiente y la hospitalidad de sus habitantes hacen de Colón una ciudad para disfrutar todo el año.

Diseño por diseniaria@gmail.com